Con la piedra pómez podrás exfoliar las durezas y zonas de tu cuerpo que lo necesiten sin agredir la piel, además de dejar la piel suave como la seda.

Para un mejor resultado pon a remojo la zona a tratar con agua jabonosa durante unos 10 min, después frótala con la piedra pómez con cuidado.

Tamaño: 15 cm.

SKU: 3327 Categoría: Etiqueta: